A display of different types of food packaging including pizza boxes, take away containers, aluminum trays, paper cups and paper bags on a counter table.

Guía de métodos de pruebas de envasado de alimentos

Por: QIMA Oct 19, 2023

Puntos clave

Las pruebas de envasado de alimentos ayudan a garantizar que el envasado de alimentos está haciendo su trabajo: mantener los alimentos a salvo de la contaminación y de la degradación de la calidad.

Además de garantizar la seguridad del consumidor, las pruebas de envasado de alimentos ayudan a asegurar el cumplimiento de una variedad de reglamentos internacionales sobre materiales en contacto con alimentos.

Hay una variedad de métodos de pruebas de envasado de alimentos, incluyendo pruebas químicas y pruebas físicas.

¿Qué son las pruebas de envasado de alimentos?

Las pruebas de envasado de alimentos son el proceso de evaluación del envasado de alimentos para una variedad de características, incluyendo la seguridad y la calidad. El envasado de alimentos debe mantener los productos alimentarios a salvo de la contaminación, proteger los alimentos de daños y mantener la calidad de los alimentos, como el sabor, el olor y la textura. Las pruebas son un paso fundamental para garantizar que los envases alimentarios cumplen eficazmente las funciones previstas.

Las pruebas de envasado de alimentos incluyen ensayos químicos y físicos para garantizar que los materiales de envasado son compatibles con los alimentos que contienen y que son capaces de soportar una amplia gama de condiciones, desde la exposición a contaminantes hasta los empujones durante el envío y las altas temperaturas en los hogares de los clientes. Muchas empresas también pueden optar por aprovechar las pruebas de envasado de alimentos cuando exploran nuevos materiales y diseños de envasado innovadores.

Las pruebas de envasado de alimentos le ayudan a conseguir los numerosos beneficios de un envasado de alimentos funcional y seguro, entre los que se incluyen:

Seguridad del consumidor: Cualquier material que entre en contacto con los alimentos debe evitar la migración de sustancias químicas del envase al propio producto alimentario. Esta migración puede provocar el consumo de metales pesados y otras sustancias químicas tóxicas, así como dañar la calidad de los alimentos.

Un envase duradero que no sea propenso a las fugas ni a los agujeros es también una medida de seguridad importante, ya que impide que contaminantes como las bacterias entren en contacto con los alimentos. Esto ayuda a mantener seguros a los consumidores. Un envasado eficaz también ayuda a garantizar que los alimentos no se estropeen, ya que comer alimentos echados a perder también puede causar daños importantes a los consumidores, especialmente a los más pequeños o a los mayores. Se utilizan diferentes tipos de materiales de envasado para conservar la frescura de los distintos tipos de alimentos.

Protección física: Un envasado alimentario eficaz protege los alimentos contra los daños físicos. Por ejemplo, si un artículo se cae durante el transporte, el envase ayuda a garantizar que el alimento no se rompa ni se aplaste.

Satisfacción del consumidor: El envasado de alimentos es una parte importante de la creación de una imagen de marca única. Por ejemplo, los diseños llamativos o los envases ecológicos pueden influir en las decisiones de compra de los consumidores y aumentar la fidelidad de los clientes. El envasado alimentario también ayuda a mantener la calidad de los alimentos, que es otro aspecto crucial para satisfacer las expectativas de los clientes. Los clientes que reciben productos alimentarios de alta calidad en perfectas condiciones tienen más probabilidades de convertirse en clientes habituales.

Reducción de costes: Un envasado alimentario eficaz puede ayudar a reducir los costes asociados al sobreenvasado, ya que se necesita menos material para proteger adecuadamente el alimento. El envasado funcional de alimentos también ayudará a evitar posibles retiradas del mercado debidas a productos alimentarios dañados o inseguros.

Sostenibilidad: Los líderes actuales de la industria alimentaria se decantan cada vez más por los envases sostenibles, como los fabricados con materiales reciclados. Las pruebas de envases alimentarios ayudan a desarrollar y evaluar nuevos tipos de envases alimentarios para seguir dando prioridad a la seguridad y la calidad al tiempo que se innova.

Cumplimiento de la normativa: Los envases alimentarios deben cumplir una serie de normativas internacionales y nacionales sobre seguridad alimentaria para poder venderse en mercados específicos. Entre las principales normativas de seguridad alimentaria se encuentran las normas ASTM, las normas de la FDA estadounidense, las directivas de la UE y los requisitos de seguridad alimentaria de Australia, China y Japón. Existe una gran variedad de métodos de pruebas de envasado de alimentos, muchos de los cuales están diseñados para garantizar el cumplimiento de los distintos requisitos de seguridad.

Tipos de recipientes de alimentos

Se utilizan muchos materiales diferentes para el envasado de alimentos y cada tipo de material presenta ventajas y preocupaciones específicas. Realizar las pruebas adecuadas en el momento oportuno para cada material es crucial para prevenir posibles problemas.

Los principales tipos de materiales de recipientes de alimentos incluyen:

Metales: Los metales, como las latas de aluminio, se utilizan con mayor frecuencia para los productos enlatados o las bebidas. Aunque el metal sella bien y preserva la calidad del alimento o la bebida de su interior, los envases metálicos pueden sufrir corrosión si el alimento que contienen no es compatible con el material o el revestimiento metálico. A menudo, los metales se tratan para evitar reacciones químicas adversas entre el metal y el producto que contiene, pero comprobar la compatibilidad del metal con su contenido es crucial para garantizar productos seguros. La mayoría de los metales también son reciclables.

Plásticos: El plástico es uno de los materiales de envasado de alimentos más utilizados, y se emplea para todo, desde envases rígidos hasta bolsas blandas y envoltorios. Aunque los distintos tipos de plástico conllevan riesgos diferentes, una de las mayores preocupaciones del plástico es la lixiviación química (migración) de las sustancias químicas utilizadas en los envases de plástico a los alimentos. Las pruebas de migración y las pruebas de durabilidad son cruciales para los envases de plástico. Algunos plásticos también pueden permitir que los gases se filtren en el envase incluso sin fugas. Otra preocupación común es que el plástico no es un material sostenible, ya que se fabrica a partir de combustibles fósiles. A pesar de estas preocupaciones, el plástico es popular por su versatilidad y su protección contra la contaminación.

Vidrio: El vidrio es uno de los materiales de envasado de alimentos menos utilizados debido a su extrema fragilidad que dificulta su transporte. Sin embargo, el vidrio tiene varias ventajas, como su baja reactividad con los alimentos, su reutilización y su protección contra los contaminantes, incluidos los microbios y los gases.

Papel, cartón y cartulina: Los envases de papel y cartón son opciones de material de envasado alimentario más rentables, y a menudo son reciclables o biodegradables. Sin embargo, estos materiales son menos protectores que otros, ya que no son herméticos ni impermeables. Las pruebas a las que se someten los envases alimentarios de papel garantizan que el envase puede soportar una variedad de posibles condiciones ambientales y el desgaste físico.

Métodos de pruebas de envasado de alimentos

Existen numerosos métodos de pruebas de envases alimentarios, y cada método está diseñado para evaluar una característica específica del envase. Como se ha comentado anteriormente, los distintos tipos de materiales de envasado requerirán pruebas diferentes. El objetivo de todos los métodos de prueba de envasado de alimentos que se exponen a continuación es garantizar que el envase funciona según lo previsto y protege adecuadamente para mantener los alimentos frescos y seguros.

En general, los métodos de pruebas de envases alimentarios pueden dividirse en pruebas químicas y pruebas físicas.

Métodos químicos de envasado de alimentos

Las pruebas químicas de envasado de alimentos se centran en la estructura química del material y tratan de examinar cómo la composición química de un material de envasado afecta a sus interacciones con los alimentos. Cualquier material que entre en contacto con los alimentos debe someterse a pruebas químicas para evitar reacciones adversas.

Pruebas de migración

La migración es el proceso por el que las sustancias químicas se transfieren del envase de los alimentos al alimento. La migración de sustancias químicas tóxicas a los alimentos puede dañar la salud humana, especialmente en exposiciones elevadas. Las pruebas de migración en los envases alimentarios son un método que cuantifica la cantidad de sustancias químicas que se transfieren del envase a los alimentos con el fin de proteger a los consumidores de la exposición a sustancias químicas nocivas. Las pruebas de migración también ayudan a garantizar el cumplimiento de los límites de migración reglamentarios.

Dependiendo del producto y del mercado de destino, puede requerir pruebas de migración específica y pruebas de migración global. La migración específica se refiere a la transferencia de sustancias específicas de los materiales de envasado de alimentos a los alimentos o bebidas que contienen, lo que puede provocar su contaminación. Por otro lado, la migración global se refiere a la transferencia general de todas las sustancias presentes en los materiales de envasado de alimentos al alimento o bebida, incluidos tanto los aditivos intencionados como los contaminantes no intencionados. Por ejemplo, las pruebas de migración específica de ftalatos miden la transferencia de ftalatos de los materiales de envasado de alimentos al alimento o la bebida.

Lea más sobre las pruebas de migración y otros requisitos en la UE: Understanding New EU Food Contact Material Regulations

Pruebas de sustancias restringidas

Las pruebas de sustancias restringidas detectan la presencia de sustancias en los envases alimentarios que están restringidas por la normativa internacional. Las pruebas de sustancias restringidas se centran en la composición química del propio envase, en lugar de medir la transferencia de sustancias químicas a los alimentos, como hacen las pruebas de migración.

Las sustancias restringidas en los envases alimentarios y que suelen ser objeto de pruebas incluyen el BPA, el plomo y los metales pesados, aunque las sustancias restringidas varían según el mercado de destino. Las pruebas son un componente crucial del cumplimiento, ya que garantizan que estas sustancias no están presentes en niveles superiores a los permitidos por la normativa.

Pruebas de compatibilidad

Las pruebas de compatibilidad se utilizan para evaluar la compatibilidad de un material de envasado alimentario con el alimento que contiene, con el fin de garantizar que los materiales no interactúan de forma que comprometan la seguridad o la calidad del producto. El objetivo es analizar las sustancias activas tanto del envase como del alimento para determinar:

Si el envase y el alimento sufren reacciones químicas adversas.

Si el envase protege adecuadamente el alimento contra el deterioro u otras alteraciones.

En las pruebas de compatibilidad, el envase con el producto alimentario en su interior se expone a una serie de temperaturas para evaluar las reacciones en diferentes condiciones.

Métodos físicos de pruebas de envasado de alimentos

Las pruebas físicas de envasado de alimentos evalúan las características físicas del envase. Las pruebas físicas ayudan a los fabricantes a garantizar que sus envases son fáciles y seguros de usar, duraderos y capaces de soportar diversas condiciones ambientales.

Pruebas funcionales

Estas pruebas tienen como objetivo garantizar que el envase pueda utilizarse tal y como está previsto. Por ejemplo, las pruebas funcionales pueden incluir introducir una pajita a través de una abertura perforada en un envase de zumo, garantizar que las asas son lo suficientemente fuertes como para transportar el envase o asegurarse de que una lata puede abrirse utilizando el tirador de anilla. La funcionalidad del envase es un aspecto importante para mantener la satisfacción del cliente.

Pruebas de resistencia y durabilidad de los envases

Existen muchos métodos de pruebas físicas diseñados para examinar la durabilidad del envase y su capacidad para soportar el desgaste. Muchas de estas pruebas están diseñadas para asegurarse de que el envase seguirá protegiendo el producto durante el envío, cuando el producto puede ser manipulado bruscamente. Entre ellas se incluyen:

Pruebas de compresión: Se aprieta el envase para saber cuánta compresión puede soportar. Esto ayuda a evaluar la durabilidad del envase, sobre todo en lo que se refiere a cuántos envases pueden apilarse unos sobre otros antes de que se dañe la calidad del producto.

Pruebas de caída: El envase se deja caer sobre su superficie plana o sobre sus bordes o esquinas para imitar las posibles caídas que pueda sufrir durante el transporte. Los envases también pueden someterse a pruebas de vibración, que son similares, ya que prueban la capacidad del envase para soportar las vibraciones que puedan realizarse durante el transporte.

Acondicionamiento ambiental

El acondicionamiento ambiental para el envasado de alimentos ayuda a garantizar que el producto puede soportar una serie de condiciones ambientales, en particular aquellas a las que se enfrentará el producto durante su distribución. Este método de prueba implica exponer el producto a varias condiciones ambientales específicas, incluidas las temperaturas altas o bajas o la humedad elevada. Por ejemplo, este tipo de pruebas incluye pruebas de seguridad en microondas y congeladores, pruebas de choque térmico y exposición al calor. La exposición a condiciones ambientales variadas también se utiliza en varios métodos de pruebas de envasado de alimentos, como las pruebas de compatibilidad y las pruebas de integridad del sellado.

Evaluación de riesgos físicos

Este tipo de pruebas consiste en evaluar los peligros físicos a los que puede enfrentarse una persona al abrir o utilizar el envase. Los peligros físicos derivados del envasado de alimentos pueden incluir quemaduras y asfixia u otras obstrucciones de las vías respiratorias. Aunque esto no es un problema para todos los tipos de envases alimentarios, las evaluaciones de peligros físicos son un aspecto importante de la reducción de riesgos. Las evaluaciones de peligros físicos también le ayudan a evitar retiradas de productos e incluso demandas judiciales en el futuro.

Cómo puede ayudar QIMA

La amplia experiencia en la industria y el equipo de expertos de QIMA pueden ayudarle a hacerse cargo del cumplimiento de sus productos para envases alimentarios y productos de envasado. Como proveedor líder de servicios de control de calidad, pruebas de laboratorio y auditorías para los mercados globales, nos mantenemos siempre al día del estado actual de las normativas y podemos ayudarle a navegar por unos requisitos complejos y en constante evolución.

Los experimentados expertos de QIMA pueden realizar pruebas de incumplimiento de todos los elementos de sus materiales en contacto con alimentos, incluyendo pruebas de migración global y pruebas de migración de metales pesados. Otras pruebas químicas que ofrecemos incluyen:

Además de las pruebas químicas, realizamos las siguientes pruebas físicas:

Contáctenos hoy mismo y estaremos encantados de ayudarle a asegurarse de que sus artículos de envasado alimentario cumplen la normativa.


Related Articles

/